Una historia para el día

El siguiente texto es un fragmento de algo que estoy escribiendo (una especie de novela toda loca). Pos, espero que les guste… (advertencia: no está basado en hechos de la vida real)
 
El olor a cafe, chocolate, cerveza, vela, incienzo y chimenea se mezclaban todos en el aire, se oia el ruido en el ambiente, todos hablando de cosas distintas, y el murmulleo se expandia por todo el sitio. Aunque estaban todos acomodados en la misma mesa, aquellos 11 no hablaban sino en pequeños grupos de no mas de cuatro, cada quien poniendo atención a la conversación que sostenia el grupo de amigos con el que estaba.
 
Todos, así, concentrados hablando de esas cosas sin importancia que siempre se hablan y discuten cuando se encontraban para ir al mismo lugar a hablar. Y él, guardando silencio, disperso como era poco frecuente, no prestaba mucha antención a lo que decian las personas a su ardededor. "¿Y tu que dices, tonto distraido?" pregunta alguien, -"¿Decir de qué? replica él, lo que despierta la risa de los que estaban sentados a ambos lados suyos en la mesa -"Definitivamente es como sí él no estuviera acá" dijo alguna de las personas que se rió. "No le vamos a repetir la historia, quien le mandó a perdersela. Pero ya que no estaba poniendo atención, al menos responda qué opina del amor" – comentó otra de las personas.  Justo en ese momento todas las personas en la mesa callan, al haber dicho una palabra mágica,  mencionar esas cuatro letras hizo que todos se interesaran lo que en esa esquina se comentaba. "Amor"… Que palabra tan misteriosa. Una palabra mágica, que puede cambiar el mundo entero una vez es pronunciada por alguíen, que muchos anhelan tener a quien decirsela, y sobre todo, demostrarla.
 
Seguian los olores mezclados, adornados ahora con vino que pidieron los que conversaban en la mesa de al lado, y el de pastel que pidieron en aquella otra mesa que se encontrabá más allá, y seguia el bullicio que las conversaciones que se departian en las otras mesas, combinadas con la suave musica de ambiente y el trajin propio de los que atendian aquel lugar, sin lograrse entender claramente qué decian los demás. "¿Amor?"- respondé él – "¿Por qué me preguntan de cosas que no tengo respuesta?". Una de las personas que estaba al otro lado de la mesa, con rara de interrogación, lo increpa: "¿y qué pasó con aquella chica en la que decias te sentias reflejados en sus ojos?", "reflejarme a mí mismo en sus ojos significa que ví algo especial, no que me enamorara" replica él, lo que provoca la risa de toda la mesa.
 
Y así, extrañamente integrados todos, poniendo ahora cuidadosa atención, empizan a interpelarse, y escucharse cosas como -"¿recuerdan cuando fulano salió con sutana?", -"claro" dice alguien más, "cómo no, si todos creiamos que eran el uno para el otro"… historias diversas, recuerdos de experiencias gratas y dolorosas, recomendaciones y consejos, y uno que otro chisme a habladuria del projímo no presente; al fin historias que empezarón a ser narradas por todos.
 
Y él, seguia disperso, inmerso en sus pensamientos. -"como dan lata con eso todos ahora ¿por qué tenian que salir con esas?" -"ay este niño de nuevo esta en las nubes", comenta aquella persona que le preguntó de primeras, y entre las risas y murmullos predecibles de todos, no falta quien pronuncia -"no hermano, diga qué fue lo que le molestó, qué le hicieron para que esté así". Paradojícamente él pensaba en eso, su dispersión y su mirada al infinito solo trataban de darle respuesta a aquella pregunta fundamental, ¿qué es el amor?, ¿por qué hace que alguien quiera bajar la luna y entragarla a su persona amada?, ¿qué es ese sentimiento que ha hecho que miles de personas hayan deseado dominar el mundo solo para tener con quien compartir la gloria de aquel acto?. Difícil respuesta, aunque aquellas historias de alegrías y sufrimientos contenian pistas, aún así, la dispersión se mantenia.
 
Cada grupo vuelve pronto a hablar en si mismo, y no con los demás de la mesa. Sigue el bullicio, y aquellos aromas en el aire. Y él, pensando, en lo que le hicieron, y cómo, si tal vez aclarara un poco sus ideas, podría encontrar algo de felicidad al lado de alguien a quien pudiese considerar, especial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: