El último vals

El último vals – La oreja de Van Gogh
 
 
 
Como casi siempre
cuando algo se muere
nace nostalgia
buscando un corazón.
Pero el mío es raro,
y aunque esté desordenado,
es impermeable al dolor.
La felicidad es un maquillaje
de sonrisa amable
desde que no estás.
Siempre serás bienvenido a éste lugar,
a mi lista de obsesiones,
de nombres a olvidar.
¿Cómo recordarte, sin mirar atrás?
Yo nunca olvidare el último vals.
Cuando todo acabe
y el silencio hable
sólo tus pupilas sabrán que fue verdad.
Y entre los cristales
pedacitos de esta tarde,
donde comenzamos a soñar.
La felicidad es un maquillaje
de sonrisa amable
desde que no estás.
Siempre serás bienvenido a éste lugar,
a mi lista de obsesiones,
de nombres a olvidar.
¿Cómo recordarte, sin mirar atrás?
Yo nunca olvidare el último…
Siempre serás bienvenido a éste lugar,
a mi lista de obsesiones,
de nombres a olvidar.
¿Cómo recordarte, sin mirar atrás?
Nunca olvidare el último vals.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: